Notificaciones Push para sacar partido a tu negocio

¿En cuantas ocasiones miramos a nuestro teléfono móvil en busca de una notificación de un Whatsapp, un comentario en Facebook, un nuevo seguidor de Twitter o un like más en la última foto de nuestro Instagram? ¿Y si las recibimos de un empresa que figura en nuestro top of mind? Los consumidores encuentran muy útiles este tipo de avisos, dada su gran capacidad de personalización, su alcance y su sentido de oportunidad. Es más, conforme a un estudio realizado por Responsys, un 76% de las personas, en una horquilla de edad comprendida entre 18 y 34 años, ya han dado permiso para recibir este tipo de notificaciones.

No obstante, el mayor reto que plantea este tipo de avisos es desmarcarse de la percepción intrusiva que se les ha atribuido y dar una vuelta de tuerca a la forma de concebir la publicidad en los nuevos dispositivos. Tal es así, que las grandes potencias como Apple ya se encuentran rediseñando este apartado para el lanzamiento inminente de su nuevo sistema operativo iOS 8. La idea de la compañía regentada actualmente por Tim Cook es replantear las notificaciones Push como una forma más interactiva de impacto en los clientes, permitiendo a los usuarios responder o reaccionar a ellas sin necesidad de salir de lo que estén haciendo en su smartphone.

Para ello, desde Galanta nos atrevemos a arrojar una serie de pautas que os ayuden a planificar vuestras acciones Push:

1. Evita la sobrecarga de notificaciones

La línea entre informar y saturar es muy fácil de sobrepasar. A menos que sea necesario, no es aconsejable impactar a tus clientes diariamente. Selecciona los intervalos apropiados y los momentos oportunos con el objetivo de mejorar tus conversiones.

2. Mide y vencerás

La analítica web es el abc de todas las estrategias de comunicación. Llevar un control en tus campañas te ayudará a determinar si ésta ha sido exitosa o no. En función de la relevancia del contenido enviado, se conseguirá un mayor o menor número de visitas o conversiones. Probar herramientas de segmentación y los test A/B son dos de los mecanismos que pueden servir de ayuda para conocer mejor a tus clientes, ver que están comprando más, lo que les interesa, lo que miraron pero no adquirieron, etc.

3. Piensa diferente

El fin no justifica los medios. Si lo que se pretende es impactar únicamente con ofertas o promociones, desgraciadamente no se estará sacando todo el jugo a las notificaciones Push. En este sentido, el Hall of Fame de buenas prácticas lo copan Twitter y Facebook. Ambas empresas han sabido ponerse en el lugar del usuario y enviar notificaciones tomando como base determinados eventos, fechas señaladas o en fiestas de guardar. Aprovechar la coyuntura para mantener a tu audiencia informada puede generar el interés suficiente para atraerlos de vuelta a tu aplicación móvil.

4. Lo bueno si es breve, dos veces bueno

Y siguiendo el ejemplo: ¡intentad no excederos en la longitud de vuestras notificaciones!

Y tú, ¿crees que las notificaciones Push pueden constituir un nuevo modelo publicitario?

3 acciones de fidelización online imprescindibles en tus estrategias

fidelizacion onlineLas cifras adquieren un gran protagonismo en las campañas asociadas a estrategias de marketing. Número de likes en Facebook, número de seguidores en Twitter, número de visitas en Youtube, número de pines en Pinterest… pero, ¿son realmente datos fiables para decir que se posee una comunidad online de clientes fieles? ¿tus seguidores recomendarán tu marca y serán prescriptores de ella? Probablemente no. Por lo tanto, resulta aconsejable el refuerzo de las estrategias de fidelización online.

El cliente debe ser el eje sobre el que giren todas las acciones de fidelización online. Y es que invertir en la mejora del CRM reporta unos rendimientos de alto valor para las compañías. No obstante y a pesar de que se tienda a pensar lo contrario, el engagement no viene dado por la calidad de tu producto, sino por la conexión emocional o psicológica que se origine en una experiencia de compra. A este aspecto no se le suele dar la importancia que merece, por ello es vital trazar una política de fidelización enfocada a la persuasión y convertir a tu público en prescriptor de tu marca. En definitiva, no hay producto malo, si la estrategia de fidelización es buena.

Con el fin de que tu empresa resulte infalible a la hora de realizar acciones de fidelización, vamos a pintar un escenario con herramientas y acciones online para hacer de ella tu bandera.

1. ¡La relación comercial no acaba con la venta!

Infinidad de marcas se olvidan del cliente una vez que la transacción ha sido realizada. En realidad ahí es cuando deben empezar nuestras acciones. Realizar un seguimiento de la satisfacción -a través de encuestas online- y saber dar respuesta a los problemas y dudas surgidos durante todo el proceso comercial, deben ser dos de los principales mandamientos de cualquier compañía que opera en Internet. Para ello, las Redes Sociales se erigen como el complemento ideal al SAC. A su vez, mantener la comunicación online a través de acciones de Email Marketing reforzará la experiencia de compra, así como incentivar el upselling y crosselling.

2. Branded Content para fomentar la creación de experiencias

Por Branded Content entendemos toda esas historias, experiencias y sentimientos que trasladan las marcas a través de formatos publicitarios. Esta técnica combina la publicidad convencional con un enfoque emocional que impactará directamente en el corazón de tu público objetivo. En esta línea, compartir historias de valor a través del blog y redes sociales que transmitan los valores de la empresa mejoran tanto su imagen como la fidelidad de sus clientes. Asimismo, incluir en la web corporativa un apartado de casos de éxito y testimonios se antoja como otra acción que puede garantizar la atracción de nuevos usuarios.

3. ¡Implica a tus clientes!

Ellos tienen mucho que decir en la confección y proceso de decisión de un nuevo producto. Por lo tanto, no resulta extraño ver cómo algunas empresas solicitan la opinión de su clientela por medio de las redes sociales. Tanto la participación como la fidelización se ven beneficiadas en este proceso que tiene como nombre crowdsourcing. En la misma línea, ofrecer códigos promocionales, tarjetas de clientes o contenidos exclusivos dotan de valor al producto y son complementos realmente apreciados por ellos.

Y tú, ¿qué otras acciones de fidelización practicas en tu empresa?

5 trucos para comprar online de forma segura

Infinidad de ofertas, variedad de productos, rapidez en el envío, diversidad en las modalidades de pago… a priori, comprar online nunca había sido tan sencillo. Sin embargo, quién no ha sentido cierto recelo a la hora de facilitar los datos de su tarjeta de crédito o se ha echado atrás en una compra por la desconfianza que le ha generado un determinado sitio web.

Sin lugar a dudas, el goteo incesante de noticias sobre ataques cibernéticos, filtraciones, fallos de seguridad, virus, fraudes… ha hecho que vivamos en constante estado de alerta en cuestiones de seguridad online, más aún cuando lo que está en juego es nuestro propio dinero. No obstante, hemos de saber que podemos minimizar mucho los riesgos y llegar a comprar online de forma segura en Internet si aplicamos el sentido común y seguimos las sencillas pautas de navegación que os explicamos a continuación.

1. Compra únicamente en páginas web de confianza. Si nos dejamos llevar por las ofertas, puede que caigamos en el error de navegar en páginas de dudosa seguridad, o incluso que se hayan creado con el único propósito de engañar al usuario. De modo que para evitar cualquier percance, conviene revisar que las páginas a las que accedemos contengan las medidas de seguridad mínimas, como son el protocolo de seguridad SSL (https://) visible en la barra de navegación o el cifrado de datos. Y aún mejor si están avaladas por sellos de confianza online como el que otorga la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial junto a la Asociación Española de la Economía Digital.

2. Evita facilitar datos innecesarios: ¿Es necesario proporcionar datos como el número de seguridad social, la fecha de tu cumpleaños, o DNI para realizar una compra en Internet? ¡No! ¡En ningún caso! Evita dar esa clase de datos si no quieres correr el riesgo de ser víctima de falsedad documental o incluso suplantación de identidad. Ten en cuenta, que una página web tan sólo necesita tu nombre, apellidos, dirección y datos bancarios (número de tarjeta y CCV2, nunca el PIN de su tarjeta) para tramitar una compra.

3. En el caso de que utilices un ordenador de acceso público, asegúrate de eliminar todos tus datos de acceso y desconectar tus cuentas vinculadas. Es de gran ayuda emplear la opción de navegación privada que Chrome o Firefox pone a tu disposición.

4. ¡No pases por alto las políticas de cada web! Comprueba que en caso de necesitar una devolución del producto adquirido podrás hacerlo sin dificultades, y asegúrate de que en la política de privacidad no existan cláusulas abusivas que vayan en contra de los derechos de los consumidores.

5. Si aún así sigues siendo escéptico, puedes ampararte en la opinión de otros usuarios que ya hayan comprado en esa web. Simplemente haciendo una búsqueda en Google podrás encontrar reseñas y comentarios acerca de la tienda online en cuestión que te serán de gran ayuda.

Y tú, ¿recomiendas algún consejo más que no se deba pasar por alto?