7 consejos para que tu E-commerce sea una máquina de hacer dinero

“¡Tengo que vender más!” Esta es una de las frases que mayores quebraderos de cabeza plantea, tanto a directivos como a trabajadores. Y es que este reto también se traslada al entorno online, donde las empresas mantienen una lucha encarnizada por hacerse con más visitas, más leads y más conversiones que sus competidores. Sin embargo, el dinero no cae del cielo simplemente con abrir tu E-commerce, sino que para conseguir el éxito hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para que tu tienda online se convierta en un máquina de hacer billetes.

Es por ello que desde Galanta queremos hacer hincapié en los aspectos clave para que tu E-commerce genere las expectativas que tenías puestas en él.

1. Conseguir un tráfico de calidad

A diferencia de otros sectores, en Internet se otorga una mayor importancia a la calidad que a la cantidad. Tal es así que una de las maneras más recomendables para incrementar tus ventas es atraer tráfico de calidad a tu E-commerce.

¿Y cómo se logra?

El SEO y el SEM tienen la respuesta a esta pregunta. A través del posicionamiento en buscadores, tanto orgánico como de pago, podremos captar un tráfico más cualificado, interesado en nuestros artículos y más susceptible de convertir su visita en una conversión. No sólo eso, sino que también es una buena práctica el participar en comunidades de personas afines a sus productos, enviar muestras o productos gratuitos a periodistas y bloggers -con el objetivo de que hablen de nuestros artículos- son prácticas igualmente extendidas en la gestión de tiendas online.

2. Optimiza los productos y sus descripciones

Se tiende a creer que ofrecer una amplia gama de productos atraerá un mayor número de personas, y por consiguiente, un visible aumento en las ventas. No obstante, en ocasiones puede causar un efecto totalmente opuesto, llevando al cliente a la indecisión y la correspondiente pérdida de la transacción. Este hecho se conoce como la parálisis de la elección.

Para contrarrestar este efecto, resulta verdaderamente útil evaluar las necesidades de los clientes para, acto seguido, mostrar los productos más demandados. De esta forma se evitará la saturación de productos y se aumentarán las probabilidades de que encuentren exactamente lo que están buscando, y que en definitiva, sean más propensos a comprar en tu E-commerce.

Por otro lado, no hay que olvidar cuidar detalladamente las descripciones de los productos. No basta con decir las dimensiones y el color del producto, sino que es imprescindible hacer ver a los usuarios como ese artículo se corresponde con lo que está buscando y cómo satisface sus necesidades. En esta línea, también es de vital importancia crear una atmósfera envolvente y seductora a través de una descripción que traslade un sentido de urgencia, haciendo que la compra se antoje inmediata. El tiempo es oro, y en Internet también.

3. La importancia de la Landing Page

Una vez que los usuarios ‘aterrizan’ en tu página web es imprescindible que no huyan de ella. Es por ello que el diseño y confección de una landing page son dos ápices indispensables para evitar que esto ocurra. De tal manera que las páginas de destino deben seguir una serie de pautas, tales como:

  • Que el tiempo de carga sea corto
  • Que posea un diseño atractivo
  • Que informe inmediatamente de las ventajas que ofrece
  • Que capte la atención

4. Botón de “Comprar” siempre visible

La inclusión de este botón marca la diferencia entre las tiendas virtuales. Tal es así que factores como el tamaño, color, posición o forma repercuten directamente en la venta. El color debe destacar por encima del resto de la página y debe estar colocado en aquel lugar donde pueda ser identificable en todo momento… No obstante, es recomendable realizar pruebas que determinen la mejor combinación que proporcione un mayor ratio de conversiones. Para gustos están los colores… y las formas, y la posición.

5. Haz tu carrito de compra lo más simple posible

Está comprobado. Este proceso es uno de los más delicados a la hora de realizar una transacción en tu tienda online. Fundamental para tus clientes, cansados de luchar contra procesos de compra interminables, y para el devenir de tu economía. Cualquier brecha de seguridad que genere desconfianza al usuario hará que no se fructifique la compra. Y no sólo en la seguridad, sino también en la duración del proceso -demasiados pasos, registro obligatorio…- o por la limitación en el pago. Cualquier aspecto puede resultar una buena excusa para que el cliente decida dejar el carrito abandonado.

6. Comprueba los precios de tus artículos

Hay que procurar evitar que los precios sugestionen a los clientes acerca de un servicio o producto. Tanto si son altos, como si son muy bajos. En ocasiones se tiende a pensar que si los precios son demasiados bajos es porque el producto carece de la calidad necesaria para ser comprado. Y al contrario, si son demasiado elevados estarán al alcance de tan solo unos pocos. El precio, como el resto de variables, tampoco se debe dejar a la improvisación. Es por ello que esta será una de las áreas en las que más se deberá experimentar.

7. Testimonios y clientes recurrentes

No cabe duda de que nuestra confianza en una página web de E-commerce se ve reforzada al comprobar cómo otros han tenido una buena experiencia en ella. Las recomendaciones y los comentarios positivos reportan un grado de confianza notablemente alto, así como los negativos echarán por tierra todos nuestros esfuerzos.

Servicios VIP, preventas exclusivas, invitaciones a fiestas exclusivas, beneficios y descuentos especiales… todo es poco para mimar al bien más preciado, los clientes. Y es que si ellos notan esa preocupación, serán los mejores y más fieles prescriptores de la marca. ¡No los abandones!

Y tú, ¿qué otras herramientas o consejos creen que benefician las ventas en tu E-commerce?

Compras desde cualquier lugar

Cada vez es más habitual el gesto de consultar el móvil en el interior de una tienda antes de comprar un artículo. El por si acaso está más barato en Internet nos hace caer en la cuenta de que en la Red podemos hallar esa oferta que nos permita ahorrar unos euros respecto al precio del producto en tienda. Conscientes de la alta penetración y el gran impacto que tienen los móviles en las personas y a veces también temerosas de que el showrooming pueda suponer una disminución de su facturación, las empresas también ven en el m(mobile)commerce a través de tabletas y smartphones una oportunidad para potenciar sus ventas mientras mejoran la experiencia del consumidor.

Son muchas las ventajas de los móviles y las tablets como dispositivos de compra. A través de ellos, podemos interactuar con todos los canales offline y online de manera integrada. Su portabilidad es la principal, ya que nos acompaña allá donde vamos, lo que a su vez nos permite acceder a información personalizada gracias a la geolocalización. Según el informe sobre la Sociedad de la Información de Fundación Telefónica, ya en la fase previa a la compra el papel del móvil va ganando importancia, puesto que el 80% de los usuarios investigan sobre productos con el móvil. Imagínese, entonces, poder captar la atención de ese cliente y ofrecerle una oferta, un descuento o algún tipo de incentivo para que, no solo se interese por ese producto, sino que lo acabe adquiriendo. Eso es posible con una buena estrategia de ecommerce que, hoy más que nunca, debe tener muy en cuenta los dispositivos móviles.

Aunque todavía solo es el 25% de los usuarios los que realizan compras mediante este dispositivo, dos de cada tres al menos lo hacen una vez al mes. Todos los informes y expertos sitúan el futuro del ecommerce en los dispositivos móviles, a través de los cuales, además, se puede expandir la marca. Se trata, por tanto, de establecer una relación cada vez más democrática entre consumidores y empresas. Pero para fidelizar a los clientes, es necesario optimizar su experiencia de compra, adaptándola a sus necesidades y ofreciéndole la información que precisa para que adopte esa decisión. Se trata de orientar el negocio al comercio en cualquier lugar y a cualquier hora.

7 razones por las que tus clientes huyen de tu ecommerce

Érase una vez la historia de un ecommerce. Su diseño estaba tratado hasta el más mínimo detalle e incluía una serie de productos realmente impresionantes, acotados por categorías, filtros y fomentaba el crosselling. Su creador gastaba tiempo y esfuerzos en implementar en ese pequeño ecommerce las estrategias de marketing digital necesarias para atraer visitas. Con el tiempo, los clientes acudían a la tienda online, seleccionaban los productos y los colocaban en el carrito de compras. Entonces, lo abandonaban y se iban. ¿Qué podía haber hecho mal esta web de comercio electrónico?

El abandono de las compras es una de los aspectos más exasperantes de la gestión de un ecommerce. Si se detecta una alta tasa de huidas en el punto decisivo de la compra, probablemente se esté haciendo algo mal y sea el momento de echar un vistazo para ver lo que está sucediendo. Para ello, varias organizaciones de investigación de la talla de Experian Simmons, Forrester Research o ComScore llevan años trabajando en aras de llegar al quid de la cuestión. Durante diferentes intervalos de tiempo se han estudiado y rastreado los movimientos de las visitas a los comercios electrónicos en pos de entender la razón por la cual los usuarios abandonan los carritos de compras.

Como muestra de ello, os mostramos 7 de las razones más comunes por las que los clientes deciden ‘huir’ de tu ecommerce sin pasar por caja.

1. Gastos de envío

La principal motivación para la compra online es la comodidad de tener los artículos directamente en la puerta de casa. Sin embargo, las ganas se pueden volatilizar nada más comprobar el importe excesivamente elevado de los gastos de envío de la transacción. No sólo eso sino que no mostrar desde un principio el importe de esa tarifa, perjudica seriamente la transparencia, incurriendo en un error que los usuarios detestan.

2. Problemas en el proceso de compra

Simplicidad y rapidez, dos palabras que deberían englobar todo proceso de compra. Si por el contrario, se ponen trabas que hagan que la compra resulte dificultosa, como la introducción de formularios, los clientes impacientes abandonarán el carrito de compra. Lo mismo ocurrirá si se limitan las opciones para efectuar el pago. Muchos usuarios se ven obligados a abandonar el site debido a que el ecommerce no contempla Paypal como medio de pago, por ejemplo.

3. Ante todo seguridad.

Casi la totalidad de los usuarios se sienten cómodos al comprar en páginas webs populares, sin embargo cuando se trata de ecommerce más pequeños las dudas les asaltan. El phishing y otras actividades fraudulentas pululan por la red hambrientos por cazar víctimas. Por ello, resulta imprescindible contar con sellos de confianza online que certifiquen la seguridad de tu web, para así evitar la huida de clientes desconfiados.

4. ¿Registro obligado?

No cabe duda de que cuanto más información aporte el cliente a través del registro más se podrán ajustar las ofertas de tu ecommerce a sus preferencias. Tal es así, que un usuario registrado es más susceptible de visitar tu web de nuevo y desarrollar un sentimiento de fidelidad hacia la marca. No obstante, la obligatoriedad del registro a la hora de realizar la compra es un freno para aquellos que solamente buscan comprar e irse. Por ello, es recomendable no supeditar la venta a un registro obligado. Siempre opcional, nunca impuesto.

5. Precio elevado del producto

A veces, poco se puede hacer. Si el producto es demasiado costoso para los usuarios, no se comprará. Además, si se aplican impuestos que aumenten el precio del producto, tu clientela puede acudir a otros sites en busca de un precio más ajustado a sus satisfacciones monetarias.

6. Códigos promocionales

En plena proliferación de páginas web de cuponeo y códigos de descuento, los clientes son conocedores del dinero que pueden ahorrarles a la hora de adquirir el producto deseado. Por lo tanto, si tu ecommerce incluye una caja para introducir un código de descuento, es altamente probable que el usuario abandone el carrito de compra y acuda a buscar el ansiado código. En caso de que encuentre alguno, volverá, si no lo hace…

7. Descripción del producto

¿Tu producto reúne todos los requisitos necesarios para seducir y captar clientes pero no sabes por qué no consigues ventas? En ocasiones no gira tanto en torno a la calidad del producto, sino a la información que se proporciona. Algunos compradores están completamente seguros de lo que quieren comprar, mientras que otros esperan encontrar información de los productos en la propia tienda online. En ese caso, si no la encuentran, decidirán no comprar y continuarán su búsqueda en otro lugar.

Y tú, ¿crees que existe alguna otra razón más para explicar el porqué del abandono del carrito de compra?

¡Lo que Internet unió que no lo separen las rebajas!

¡El día ha llegado! De hoy en adelante y durante las próximas semanas, miles de personas recorrerán los pasillos de las ciudades y centros comerciales en busca de aquel vestido ansiado, esos zapatos que combinan de maravilla con el bolso azul o el último gadget tecnológico del que tanto se habla. Y es que en esta época la influencia de las rebajas repercute directamente en el canal online, haciendo que se vea debilitada su relevancia. Por todo ello y a través de un estudio de The Logic Group, vamos a explicar el grado en el que las rebajas inciden en el comportamiento del consumidor en el entorno offline y online.

¿Cómo se comporta el consumidor en la época de rebajas?

Según los datos arrojados por The Logic Group, más de la mitad de los encuestados (57%) acude a las rebajas para comprar calzado, moda y tecnología. Por otro lado, 13 de cada 100 reconoce que no está entre sus planes acudir a las rebajas en busca de gangas por varias razones: motivos económicos, no sienten predilección por ellas o no necesitan adquirir ningún producto.

A consecuencia de ello, la estacionalidad de las rebajas afecta de manera directa a las ventas en el canal online. Tal es así que en época de rebajas un 81% de los encuestados únicamente compra en el establecimiento físico, por un 18% que busca las gangas tanto en Internet como en el entorno offline. Para que la diferencia sea más palpable, en la época navideña la adquisición solamente en tienda física disminuye hasta el 56%.

¿Cómo ha influido Internet en la compra en tienda física?

No cabe duda que Internet se ha convertido en un mercadillo muy recomendable y factible a la hora de encontrar chollos, bien sea por el tiempo que se invierte a ello o por la perpetuidad de las ofertas en el entorno online, desmarcándose de la estacionalidad de las rebajas. Es por ello que las visitas se duplican si hablamos de acudir a la tienda online o a la tienda física, 10,7 frente a 5,3 veces.

Sin embargo, la comodidad y el sentimiento atemporal que Internet proporciona no es equiparable a la posibilidad de ver y poder probarse la prenda. Al hilo de esto, los hábitos de compra también se han visto distorsionados. El afloramiento de prácticas como el showrooming ya genera más del 50% de las compras online. Necesitamos mirar un producto, tocarlo y verlo in situ; pero luego acudimos a la Red en busca de un precio más económico o para ahorrarnos tener que realizar el transporte nosotros mismos.

Y tú, ¿qué actitud presentas antes las rebajas?