El sector del E-commerce devuelve la ilusión a España

Confort, precio, ahorro de tiempo o facilidad de compra. Esas son las cuatro razones principales por las que los españoles se sumergimos en Internet para realizar nuestras compras. Y es que el sector del retail en Internet está de enhorabuena. Conforme al estudio “Comercio electrónico en 2014” a cargo de la Online Business School, el 32% de las personas que compran en nuestro país ya lo hace a través de la red. Este informe se encarga de analizar la situación del e-commerce en España, Latinoamérica, Europa y Asia.

Bien es cierto que los resultados son esperanzadores, España aún se encuentra a años luz del resto de países europeos, dominadores en estas lindes. Dinamarca y Reino Unido lideran el panorama del shopping online con un 77% de compradores online, por encima de la media europea (47%). No obstante, bajo un prisma optimista, la venta al por menor en Internet en España creció un 22,5% en 2013 con respecto al año anterior. Si la media europea de crecimiento se sitúa entre unos parámetros del 20,1%, la noticia resulta muy positiva. No sólo eso sino que se estima que España gozará de un crecimiento del comercio del E-commerce del 13,37% entre 2014 y 2016 para situarse por delante de países como Rusia, Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido.

El estudio, asimismo, incide en los artículos más demandados en Europa durante el año 2013. En primer lugar e influenciado por los bajos precios, la alta variedad y su facilidad de adquisición las prendas de vestir, el calzado y los artículos deportivos lideran la clasificación (27%). Los libros y las revistas online se alzan hasta el segundo escalafón (20%) remontando tras la incipiente incursión de los ebooks y tablets, plataformas que favorecen el consumo de estos artículos. A la cola del E-commerce se sitúan los artículos del hogar, la venta de entradas para eventos y la compra de películas y música, lo que ratifica la crisis en la que está sumergida el sector de cinematográfico y discográfico, no sólo en las salas de cine o en la venta de discos físicos, sino también en Internet, el lugar donde todo parece funcionar. O no.

Y tú, ¿crees que el mercado español en Internet está en su mejor momento? ¿crees que las predicciones en cuanto a crecimiento se acabarán cumpliendo o, por el contrario, te muestras pesimista? 

Las tecnologías predictivas, un nuevo aliado para la fidelización

Las tecnologías predictivas están a la orden del día. Las grandes multinacionales se deshacen en elogios hacia ellas y mantienen una carrera de fondo para encontrar nuevos usos para implementarlas en sus modelos de negocio. Su aplicación en las redes sociales genera un engagement mucho más elevado que las típicas publicaciones programadas. Conforme un estudio de SocialFlow, las empresas que aplican estos algoritmos predictivos para publicar en sus perfiles sociales consiguen un 91% más de alcance que el resto de publicaciones.

La compañía de Nueva York también encontró que los mensajes compartidos en las RRSS que no están asociados con temas como el entretenimiento, la moda, salud, retail o tecnología producen una mayor respuesta de los usuarios, sobre todo si son de publicación espontánea (no programada). Fundamentado con datos, el informe de SocialFlow también establece que los mensajes centrados alrededor de una temática basada en los datos, publicados de acuerdo a las tecnologías predictivas, logran una respuesta de los usuarios un 25% mayor que los posts que están programados a unas determinadas horas del día.

Al margen de los insights ya revelados, otros tres hallazgos desveló el análisis de SocialFlow:

  • Los mensajes programados representaron el 1,5% del contenido total
  • Las publicaciones en tiempo real ocupan un 6,9% del total
  • Los mensajes basados en la programación dirigida por datos ascendieron hasta el 91,6% del contenido

En este sentido, las marcas están en disposición de replantear su estrategia de Social Media y alinearlas de acuerdo a las ventajas que las tecnologías predictivas proporcionan. De igual manera, este estudio nos marca un nuevo horizonte en materia de fidelización, debido al éxito de los algoritmos en las redes sociales y al engagement suscitado.

Por último, cabe destacar que las revelaciones de SocialFlow han sido gracias a la recopilación de datos de Facebook, Google Plus y Twitter entre Abril y Julio de este año. Entre los proveedores de esta información se encuentran Walmart, The Guardian, Nickelodeon, PepsiCo, etc. y que reunieron 1,5 mil millones de publicaciones con casi 361 millones de personas de audiencia.

Y tú, ¿qué opinas de los resultados de este informe?

Quién con cupones se acuesta… ¡con chollos se levanta!

Como si de un campo de margaritas se tratase, innumerables páginas webs de cuponeo han ido floreciendo en la inmensa pradera de Internet, no sin antes cautivar a los usuarios que por ellas pasean. Y es que de un tiempo a esta parte, se ha ido sembrando un debate interno con el objetivo de influir en la capacidad decisional del cliente a través de un descuento instantáneo y suculento. 

En busca del descuento acuden miles de usuarios que quieren acceder a nuevos productos sin descuidar su bolsillo. En este sentido, los cupones satisfacen una necesidad manifiesta gracias a una serie de razones que benefician tanto a retailers como a consumidores: rebaja en el precio final del producto, oportunismo (época estival, Navidades, etc.) y generar un sentido de urgencia en el usuario que otros productos no son capaces de cubrir. 

Recientemente ha salido a la luz un estudio elaborado por Forrester Consulting para RetailMeNot en el que los usuarios de smartphones reconocen usar con frecuencia aplicaciones y páginas web de cuponeo para acceder a ofertas, tanto online como offline. Así pues, un 33% de los encuestados afirma que usan los cupones de descuento para adquirir los productos a través del ordenador, un 27% asegura que prefieren acudir con ellos a las tiendas físicas y analizar el producto. Por otro lado, uno de cada cuatro usuarios ya compra directamente desde el propio móvil, un dato que casi se equipara a los que acuden al establecimiento físico. 

Los retailers deben mucho de su éxito a la proliferación y normalización de estas redes especializadas en cuponeo. Ya no sólo como arma para crear una primera experiencia de compra al usuario, sino con el fin de premiar la fidelidad y generar un potente engagement entre empresa y cliente.

mediapost galanta

Y tú, ¿aún no has sucumbido a las bondades de los cupones? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Cómo NO incentivar a tus comerciales

Sobre cómo incentivar a un equipo comercial está todo escrito. Sin embargo, ¿se establecen las estrategias más adecuadas en materia de incentivos? ¿Realmente surten efecto en favor de generar beneficio a tu empresa? De hecho, premiar a tus comerciales de la manera equivocada puede costarte dinero e incluso dañar tu negocio. Para que esto no ocurra, desde Galanta vamos a enseñarte cómo NO bonificar a tu personal de ventas.

1. La teoría del palo y la zanahoria

Todos conocemos estos incentivos. Muchos de ellos tratan de viajes a destinos paradisíacos para aquel que consiga firmar un mayor número de ventas al término de la campaña. Fotografías y pósters permanecen impávidos en las oficinas, mientras los comerciales suspiran por ser el número uno. Por el otro lado los equipos de ventas mantienen una lucha encarnizada para conseguir este objetivo. Objetivo que puede crear conflictos entre los comerciales, jugando en contra de los intereses de tu empresa, y por lo tanto, de tus ventas. La honestidad brilla por su ausencia cuando los líderes en ventas tratan de conseguir el tan ansiado viaje. Antes de poner el caramelo frente a tu equipo, ponte en su lugar y anda con cuidado al utilizar este tipo de incentivos.

2. Enaltecer públicamente la figura de un comercial

En determinadas compañías es muy frecuente ver la foto del “vendedor del mes” entre otras conmemoraciones inherentes a los logros comerciales de la fuerza de ventas. Aunque en un principio pueda parecer una muestra de gratitud e incluso de motivación, para el resto de la plantilla no tiene por qué ser así. La discriminación en función del volumen de negocio atraído puede originar recelos, desánimos o desilusiones en aquellos que no hayan logrado el objetivo (porque no todos lo logran). Por ello, sí que es recomendable felicitar o gratificar al empleado por las ventas atraídas, pero no públicamente, si no quieres que afecte nuevamente en la moral del resto de empleados.

3. No actualizar los incentivos regularmente

Un error común en los sistemas de incentivos empresariales. Y es que una de las formas más aconsejables de mantener a tu personal comprometido y motivado es por medio de actualizaciones regulares del estado de las ‘competiciones’ (o sistema de incentivos). En este sentido, las nuevas tendencias en gamificación tienen mucho que decir. Basar las ventas y las tablas de incentivos en un juego hará que la motivación y el interés de tus empleados se dispare. Por ejemplo, asignar puntos en función de las llamadas que realicen, las citas concertadas, las reuniones con potenciales clientes o las ventas cerradas. Asimismo, este proceso con tintes lúdicos, hará que sea más fácil la administración y monitorización de los ratios de actividad de los empleados.

Y tú, ¿qué otras políticas de incentivos crees que crean un efecto contraproducente en tu negocio?

Tecnología wearable y fidelización, ¿conceptos compatibles?

La computación llevable, más comúnmente conocida como wearable computing, está creciendo en el panorama tecnológico a pasos agigantados. De hecho, Samsung ha mostrado por primera vez al público su Smartwatch Gear S, un reloj inteligente capaz de monitorizar tus constantes vitales o de vincular tu cuenta de Whatsapp, Facebook o Twitter para poder comunicarte desde tu Smartwatch. En este sentido, las grandes marcas tecnológicas están apostando fuerte por este tipo de gadgets. No cabe duda del potencial que poseen estos aparatos, sin embargo, ¿podrán estas empresas utilizarlos como herramientas de fidelización para sus clientes?

Sumergirse de lleno en la tecnología wearable supone un gran reto para las empresas. No obstante, algunas ya han manifestado su intención de ser pioneras y cruzar esta nueva frontera. ¿Cómo lo harán? Se espera que los wearables tengan una notable influencia en la industria del marketing y la participación del cliente. Por ello, las marcas están desarrollando dispositivos con el objetivo de abrir un nuevo canal que les permita afianzar los lazos comerciales con sus clientes, como es el caso de Rewardle.

Rewardle: el primer fidelizador wearable

Rewardle es una startup australiana que actualmente desarrolla acciones de fidelización a través de la compatibilidad con los wearables. La marca australiana establece una política de puntos a sus miembros a fin de incentivar la compra en los comercios locales, cafeterías y gimnasios.

Los comercios adscritos a esta iniciativa comprueban las tarjetas, smartphones, tablets o smartwatches de sus clientes para otorgar los puntos correspondientes a cada compra. “Vamos a seguir experimentando más profundamente en esta tecnología. Los wearables servirán para permitir nuevas experiencias de compra y nuevas vías de fidelización”, afirmó el CEO de la compañía de Melbourne, Ruwan Weerasooriya. Asimismo, reconoció que actualmente están trabajando con las Google Glass y que tienen la intención de comprobar de qué forma pueden encajar en la estrategia de negocio de Rewardle.

¿Lealtad u ocasión?

Sin embargo, a consecuencia del goteo continuo en materia de esfuerzos que las marcas expertas en tecnología están dedicando a los wearables, surge el debate entre si realmente estos gadgets servirán a modo fidelizador o no. El más claro ejemplo es conocido por todos, Google. La marca de Mountain View revolucionó el mercado a través del vidrio, o mejor dicho, de sus Google Glass. Lo que en un principio podía parecer un avance o una revolución, no es más que un claro indicador para que Google pueda identificar quiénes son sus clientes más fieles y quienes disponen de un alto poder adquisitivo. De ahí, en un futuro, podría trazar políticas de fidelización según el tipo de clientes.

Por el contrario, con el actual escenario carente de competencia… ¿qué ocurriría si el día de mañana Microsoft sacase sus ‘Microsoft Glass’ a un mejor precio o con mejores prestaciones? ¿Realmente los early adopters (o consumidores precoces) volverían a elegir a Google por la marca? ¿O se rendirán ante las nuevas mejoras que aportará Microsoft? En un mercado aún por explotar y sin apenas competencia, no podemos saber si los que son clientes ahora de Google, lo seguirán siendo cuando aparezca otro competidor. ¿Existe la lealtad en los wearables o tan sólo la ocasión? Sea como fuere, no hay duda de que la fidelización se alimenta de la creación de conexiones emocionales, y quien lo consiga en este campo, tendrá mucho ganado.

Y tú, ¿crees que las tecnologías wearable servirán como potencial diferencial en materia de fidelización?