7 consejos para que tu E-commerce sea una máquina de hacer dinero

“¡Tengo que vender más!” Esta es una de las frases que mayores quebraderos de cabeza plantea, tanto a directivos como a trabajadores. Y es que este reto también se traslada al entorno online, donde las empresas mantienen una lucha encarnizada por hacerse con más visitas, más leads y más conversiones que sus competidores. Sin embargo, el dinero no cae del cielo simplemente con abrir tu E-commerce, sino que para conseguir el éxito hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para que tu tienda online se convierta en un máquina de hacer billetes.

Es por ello que desde Galanta queremos hacer hincapié en los aspectos clave para que tu E-commerce genere las expectativas que tenías puestas en él.

1. Conseguir un tráfico de calidad

A diferencia de otros sectores, en Internet se otorga una mayor importancia a la calidad que a la cantidad. Tal es así que una de las maneras más recomendables para incrementar tus ventas es atraer tráfico de calidad a tu E-commerce.

¿Y cómo se logra?

El SEO y el SEM tienen la respuesta a esta pregunta. A través del posicionamiento en buscadores, tanto orgánico como de pago, podremos captar un tráfico más cualificado, interesado en nuestros artículos y más susceptible de convertir su visita en una conversión. No sólo eso, sino que también es una buena práctica el participar en comunidades de personas afines a sus productos, enviar muestras o productos gratuitos a periodistas y bloggers -con el objetivo de que hablen de nuestros artículos- son prácticas igualmente extendidas en la gestión de tiendas online.

2. Optimiza los productos y sus descripciones

Se tiende a creer que ofrecer una amplia gama de productos atraerá un mayor número de personas, y por consiguiente, un visible aumento en las ventas. No obstante, en ocasiones puede causar un efecto totalmente opuesto, llevando al cliente a la indecisión y la correspondiente pérdida de la transacción. Este hecho se conoce como la parálisis de la elección.

Para contrarrestar este efecto, resulta verdaderamente útil evaluar las necesidades de los clientes para, acto seguido, mostrar los productos más demandados. De esta forma se evitará la saturación de productos y se aumentarán las probabilidades de que encuentren exactamente lo que están buscando, y que en definitiva, sean más propensos a comprar en tu E-commerce.

Por otro lado, no hay que olvidar cuidar detalladamente las descripciones de los productos. No basta con decir las dimensiones y el color del producto, sino que es imprescindible hacer ver a los usuarios como ese artículo se corresponde con lo que está buscando y cómo satisface sus necesidades. En esta línea, también es de vital importancia crear una atmósfera envolvente y seductora a través de una descripción que traslade un sentido de urgencia, haciendo que la compra se antoje inmediata. El tiempo es oro, y en Internet también.

3. La importancia de la Landing Page

Una vez que los usuarios ‘aterrizan’ en tu página web es imprescindible que no huyan de ella. Es por ello que el diseño y confección de una landing page son dos ápices indispensables para evitar que esto ocurra. De tal manera que las páginas de destino deben seguir una serie de pautas, tales como:

  • Que el tiempo de carga sea corto
  • Que posea un diseño atractivo
  • Que informe inmediatamente de las ventajas que ofrece
  • Que capte la atención

4. Botón de “Comprar” siempre visible

La inclusión de este botón marca la diferencia entre las tiendas virtuales. Tal es así que factores como el tamaño, color, posición o forma repercuten directamente en la venta. El color debe destacar por encima del resto de la página y debe estar colocado en aquel lugar donde pueda ser identificable en todo momento… No obstante, es recomendable realizar pruebas que determinen la mejor combinación que proporcione un mayor ratio de conversiones. Para gustos están los colores… y las formas, y la posición.

5. Haz tu carrito de compra lo más simple posible

Está comprobado. Este proceso es uno de los más delicados a la hora de realizar una transacción en tu tienda online. Fundamental para tus clientes, cansados de luchar contra procesos de compra interminables, y para el devenir de tu economía. Cualquier brecha de seguridad que genere desconfianza al usuario hará que no se fructifique la compra. Y no sólo en la seguridad, sino también en la duración del proceso -demasiados pasos, registro obligatorio…- o por la limitación en el pago. Cualquier aspecto puede resultar una buena excusa para que el cliente decida dejar el carrito abandonado.

6. Comprueba los precios de tus artículos

Hay que procurar evitar que los precios sugestionen a los clientes acerca de un servicio o producto. Tanto si son altos, como si son muy bajos. En ocasiones se tiende a pensar que si los precios son demasiados bajos es porque el producto carece de la calidad necesaria para ser comprado. Y al contrario, si son demasiado elevados estarán al alcance de tan solo unos pocos. El precio, como el resto de variables, tampoco se debe dejar a la improvisación. Es por ello que esta será una de las áreas en las que más se deberá experimentar.

7. Testimonios y clientes recurrentes

No cabe duda de que nuestra confianza en una página web de E-commerce se ve reforzada al comprobar cómo otros han tenido una buena experiencia en ella. Las recomendaciones y los comentarios positivos reportan un grado de confianza notablemente alto, así como los negativos echarán por tierra todos nuestros esfuerzos.

Servicios VIP, preventas exclusivas, invitaciones a fiestas exclusivas, beneficios y descuentos especiales… todo es poco para mimar al bien más preciado, los clientes. Y es que si ellos notan esa preocupación, serán los mejores y más fieles prescriptores de la marca. ¡No los abandones!

Y tú, ¿qué otras herramientas o consejos creen que benefician las ventas en tu E-commerce?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *