Entradas

gamificación

¿Por qué gamificar?

gamificación

Actualmente los videojuegos son la primera opción de ocio audiovisual en España, muy por delante de sectores como el cine y la música. Su éxito radica en su capacidad para conectar con todo tipo de públicos, ofreciendo una experiencia de usuario personalizada, divertida, adictiva y que evoluciona a lo largo del tiempo. Pero, ¿cómo logran que nos pasemos meses cuidando de una granja y además paguemos por ello?  El secreto del éxito se basa en su diseño: a diferencia del resto de sistemas informáticos, los videojuegos desde un principio se  crearon teniendo en cuenta factores psicológicos y analizando el comportamiento humano.

Ante estos hechos, ¿por qué no aplicar las técnicas y mecanismos usados en videojuegos para hacer que los clientes se “enamoren” de nuestra marca, o para mantener motivada a nuestra red comercial?  A este proceso se le denomina gamificación y entre sus ventajas, se destacan las siguientes:

  • Diversión: El objetivo primordial de la gamificación es hacer de procesos “serios” y/o tediosos, procesos más dinámicos y amigables. De esta manera, la participación en el programa es atractiva no solo por los premios que se pueden conseguir, sino también por el hecho de participar y competir en él.
  • Engagement: Creación de un vínculo más duradero y continuo mediante la mejora de la comunicación y la relación con el cliente. Ampliación del customer journey, mejorando la imagen de la marca, fidelizando a los clientes y aumentando la relación con ellos.
  • Motivación continua: La cual se consigue a lo largo de toda la vida del programa, mediante la creación de objetivos a corto, medio y largo plazo. Un diseño exitoso será aquel que suponga un reto continuo al participante, en el que en cada momento la dificultad sea la óptima: impidiendo que se aburra, pero sin estresarle.
  • Sentido de pertenencia: A la comunidad del programa, atrayendo e implicando a los participantes. Mediante el reconocimiento y la reputación dentro de la misma, se complementa la premiación tradicional basada en regalos tangibles y así aumenta la percepción de premios conseguidos.
  • Objetivos de negocio: Alineación y modelación del comportamiento de los participantes mediante la definición de objetivos y metas de distinta índole.
  • Aprendizaje: La gamificación mejora los procesos de aprendizaje, pudiéndose utilizar para comunicar nuevos productos o para guiar al participante en el uso de la plataforma.

En Galanta, mediante un análisis del tipo de participantes, nuestros especialistas en gamificación propondrán una solución específica para cada perfil; consiguiendo así una mayor implicación del participante y modificando su comportamiento para que alcance los objetivos de negocio marcados.

¿Jugamos?