Tecnología wearable y fidelización, ¿conceptos compatibles?

La computación llevable, más comúnmente conocida como wearable computing, está creciendo en el panorama tecnológico a pasos agigantados. De hecho, Samsung ha mostrado por primera vez al público su Smartwatch Gear S, un reloj inteligente capaz de monitorizar tus constantes vitales o de vincular tu cuenta de Whatsapp, Facebook o Twitter para poder comunicarte desde tu Smartwatch. En este sentido, las grandes marcas tecnológicas están apostando fuerte por este tipo de gadgets. No cabe duda del potencial que poseen estos aparatos, sin embargo, ¿podrán estas empresas utilizarlos como herramientas de fidelización para sus clientes?

Sumergirse de lleno en la tecnología wearable supone un gran reto para las empresas. No obstante, algunas ya han manifestado su intención de ser pioneras y cruzar esta nueva frontera. ¿Cómo lo harán? Se espera que los wearables tengan una notable influencia en la industria del marketing y la participación del cliente. Por ello, las marcas están desarrollando dispositivos con el objetivo de abrir un nuevo canal que les permita afianzar los lazos comerciales con sus clientes, como es el caso de Rewardle.

Rewardle: el primer fidelizador wearable

Rewardle es una startup australiana que actualmente desarrolla acciones de fidelización a través de la compatibilidad con los wearables. La marca australiana establece una política de puntos a sus miembros a fin de incentivar la compra en los comercios locales, cafeterías y gimnasios.

Los comercios adscritos a esta iniciativa comprueban las tarjetas, smartphones, tablets o smartwatches de sus clientes para otorgar los puntos correspondientes a cada compra. “Vamos a seguir experimentando más profundamente en esta tecnología. Los wearables servirán para permitir nuevas experiencias de compra y nuevas vías de fidelización”, afirmó el CEO de la compañía de Melbourne, Ruwan Weerasooriya. Asimismo, reconoció que actualmente están trabajando con las Google Glass y que tienen la intención de comprobar de qué forma pueden encajar en la estrategia de negocio de Rewardle.

¿Lealtad u ocasión?

Sin embargo, a consecuencia del goteo continuo en materia de esfuerzos que las marcas expertas en tecnología están dedicando a los wearables, surge el debate entre si realmente estos gadgets servirán a modo fidelizador o no. El más claro ejemplo es conocido por todos, Google. La marca de Mountain View revolucionó el mercado a través del vidrio, o mejor dicho, de sus Google Glass. Lo que en un principio podía parecer un avance o una revolución, no es más que un claro indicador para que Google pueda identificar quiénes son sus clientes más fieles y quienes disponen de un alto poder adquisitivo. De ahí, en un futuro, podría trazar políticas de fidelización según el tipo de clientes.

Por el contrario, con el actual escenario carente de competencia… ¿qué ocurriría si el día de mañana Microsoft sacase sus ‘Microsoft Glass’ a un mejor precio o con mejores prestaciones? ¿Realmente los early adopters (o consumidores precoces) volverían a elegir a Google por la marca? ¿O se rendirán ante las nuevas mejoras que aportará Microsoft? En un mercado aún por explotar y sin apenas competencia, no podemos saber si los que son clientes ahora de Google, lo seguirán siendo cuando aparezca otro competidor. ¿Existe la lealtad en los wearables o tan sólo la ocasión? Sea como fuere, no hay duda de que la fidelización se alimenta de la creación de conexiones emocionales, y quien lo consiga en este campo, tendrá mucho ganado.

Y tú, ¿crees que las tecnologías wearable servirán como potencial diferencial en materia de fidelización?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *