Entradas

Herramientas de productividad

Herramientas de productividad: trabajar mejor sin trabajar más

La motivación en el trabajo pasa por optimizar procesos. Un empleado más productivo y que consiga llevar sus proyectos con agilidad y sin encontrarse con trabas a cada paso, con toda probabilidad será más feliz. Tener que invertir horas de más en la jornada laboral no implica que el resultado sea mejor. De hecho, existen estudios que aseguran lo contrario: a mayor duración de las jornadas, menor productividad.

La mayoría de trabajos de oficina pueden resolverse con un cuaderno, un bolígrafo, un teléfono y un cliente de correo electrónico. Pero estos empleos son por definición multitarea: estamos pendientes del correo mientras completamos un presupuesto y contestamos al teléfono. ¿Y si tuvieras a tu disposición una serie de herramientas de productividad y aplicaciones que te permitan poner orden, ahorrar tiempo y finalizar antes tus proyectos?

Por supuesto, hacerse con una nueva herramienta implica un período de adaptación. Acostumbrarse a utilizarla será quizá la parte más complicada, pero una vez conseguido el hábito, el resultado será positivo. Dicen que el cerebro humano se acostumbra a un nuevo hábito a los 21 días de practicarlo. Si estás dispuesto a cambiar tu forma de trabajar en cosa de tres semanas, aquí tienes una serie de herramientas de productividad que harán tu trabajo —e incluso tu vida personal— más fácil.

Gestión de proyectos

Métodos como el kanban o el GTD (getting things done) son de sobra conocidos y, aunque solo requieren de un bolígrafo y un papel —o un taco de notas autoadhesivas, en su defecto—, existen multitud de aplicaciones que te permitirán aplicarlos en un móvil u ordenador. Una de nuestras favoritas es Trello, un panel personalizable que permite organizar tareas, asignarlas a miembros del equipo, etiquetarlas y categorizarlas según su estado (en proceso, completadas, pendientes…).

Herramientas de productividad Trello

Llamadas y videoconferencias

Si trabajas en remoto o tienes clientes en otra ciudad, seguro que conoces herramientas como Skype, Webex o Google Hangouts, a través de las cuales puedes contactar con quien desees, y hablar a través de chat, videollamada o compartiendo tu pantalla. Otras como Appear te permiten todo esto sin necesidad de registrar a todos los participantes: simplemente creas una sala, envías el enlace y los demás pueden “aparecer” e interactuar en ella.

Comunicaciones en equipo

El correo electrónico es uno de los más conocidos vampiros de la productividad. Estar pendiente de los mensajes entrantes nos impide a veces concentrarnos en nuestras tareas. Además, el volumen de correos electrónicos suele ser muy alto, siendo la mayoría de ellos puramente conversacionales. Con herramientas como Slack, un espacio colaborativo donde compartir información con tu equipo, es posible minimizar el volumen de correos.

Herramientas de productividad Slack

Curación de contenidos

Ya sea el contenido el centro de tu trabajo o lo utilices como fuente de información o inspiración, es imprescindible contar con un repositorio de artículos de consulta que tener al alcance de la mano. Por supuesto, un documento de Word en el que ir pegando enlaces está bien, pero una mejor solución puede ser Pocket, una herramienta que te permite guardar cualquier enlace o artículo “para después”, añadiendo etiquetas y categorías para que puedas tenerlo organizado.

Contar con herramientas de productividad como las que hemos descrito puede marcar la diferencia en tu trabajo. Ten en cuenta que existen multitud de herramientas de este tipo, y lo mejor es que investigues hasta encontrar la que más encaje con tu forma de trabajar. ¿Por qué no pruebas con alguna de las que te recomendamos?

Aumentar la competitividad de tu empresa es posible

Mejorar los resultados de nuestro negocio es siempre una tarea en mente que realmente sólo se consigue con equipos motivados, una buena estrategia de comunicación de nuestros productos y servicios, y de su canalización a través de los distribuidores y redes de ventas.

Con todo esto, es importante que las empresas cuenten con un plan de incentivos que ayudará a que los gestores de venta y sus diferentes canales mantengan y mejoren sus tareas laborales, y superen sus objetivos comerciales. De esta manera, los equipos están motivados para superar expectativas y hacer crecer el negocio. Además atraen el talento de nuevas incorporaciones. A todos nos gusta desarrollar nuestra actividad profesional en un lugar donde nuestro esfuerzo es reconocido.

Y es que un buen programa de incentivos, aparte de motivar, puede reducir la sensación de favoritismo percibida por alguno de los empleados cuando estos son recompensados por igual. Promueve la mejora personal de cada miembro de tu equipo y ofréceles recompensas atractivas.

recompensa

Desde Galanta, ponemos a disposición de las compañías plataformas tecnológicas de acceso online donde alojar su plan de incentivos y donde obtener un seguimiento de la venta y una visualización de los resultados en tiempo real. Una vez creada, tu equipo, red de mediadores o canal prescriptor, podrán acceder a ella para beneficiarse de cualquiera de los artículos  expuestos en el catálogo de premios confeccionado para cada empresa. Este programa es gestionado íntegramente por Galanta.

Pero tener a los empleados comprometidos y fomentar la productividad de la empresa va más allá de los incentivos. Existen detalles que se pueden hacer y que aumentarán el buen clima laboral. Ser amable, conceder tiempo libre, dar la oportunidad de liderar proyectos y tener accesibilidad a los altos cargos, mostrar transparencia y poder acceder a jornadas y cursos de formación son pequeños pasos para llegar a tener un equipo motivado y aumentar la competitividad de tu empresa.

¿Tienes en cuenta estos factores en tu negocio?

La importancia de incentivar a tus empleados

incentivar_empleados

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un negocio no crea beneficios por sí solo. Es gracias al trabajo de las personas que trabajan en él.

Lograr una mayor productividad es posible si se cuenta con colaboradores felices, comprometidos y motivados. Pero, ¿cómo conseguirlo? Implementar un buen programa de incentivos se convierte en una herramienta imprescindible. Por ejemplo, para batir un récord en ventas se puede poner en marcha un sistema de incentivos por el que por cada venta realizada, los empleados reciben una compensación económica o incluso pueden ser premiados con otros beneficios no monetarios, como viajes para dos personas o estancias en hoteles de lujo.

Pero no todo se resume en ventas. La participación e implicación de los empleados también es un factor importante para el buen funcionamiento de un negocio. Por ello, también existe la posibilidad de ofrecer a tu equipo con un programa de puntos que les premie por cada nueva idea presentada, puntos que podrán ir acumulando y finalmente canjear por una extensa gama de premios incluidos en un catálogo. Cuanto más personalizables sean dichos regalos más satisfechos y valorados se sentirán los empleados.

Gracias a estas técnicas se consigue liberar el potencial de los trabajadores. Pero no debemos descuidar otros aspectos. Premiar sólo a los trabajadores que más venden es un gran error. Si los mismos empleados son compensados una y otra vez, se producirá un descontento general y una gran desmotivación. Para solucionar este problema podemos crear planes de incentivos en los que más de un trabajador se beneficie de los premios. Por ejemplo, el equipo que más ventas haya realizado, los cinco más implicados en un proyecto o la persona más creativa de cada departamento. Dependiendo de cómo se estructure cada empresa el abanico de posibilidades es muy amplio.

Gracias a Incentiva de Galanta, podrás aportar motivación a tu equipo para llegar a las metas y objetivos marcados. Descubre más sobre esta herramienta  aquí.

3 acciones de fidelización online imprescindibles en tus estrategias

fidelizacion onlineLas cifras adquieren un gran protagonismo en las campañas asociadas a estrategias de marketing. Número de likes en Facebook, número de seguidores en Twitter, número de visitas en Youtube, número de pines en Pinterest… pero, ¿son realmente datos fiables para decir que se posee una comunidad online de clientes fieles? ¿tus seguidores recomendarán tu marca y serán prescriptores de ella? Probablemente no. Por lo tanto, resulta aconsejable el refuerzo de las estrategias de fidelización online.

El cliente debe ser el eje sobre el que giren todas las acciones de fidelización online. Y es que invertir en la mejora del CRM reporta unos rendimientos de alto valor para las compañías. No obstante y a pesar de que se tienda a pensar lo contrario, el engagement no viene dado por la calidad de tu producto, sino por la conexión emocional o psicológica que se origine en una experiencia de compra. A este aspecto no se le suele dar la importancia que merece, por ello es vital trazar una política de fidelización enfocada a la persuasión y convertir a tu público en prescriptor de tu marca. En definitiva, no hay producto malo, si la estrategia de fidelización es buena.

Con el fin de que tu empresa resulte infalible a la hora de realizar acciones de fidelización, vamos a pintar un escenario con herramientas y acciones online para hacer de ella tu bandera.

1. ¡La relación comercial no acaba con la venta!

Infinidad de marcas se olvidan del cliente una vez que la transacción ha sido realizada. En realidad ahí es cuando deben empezar nuestras acciones. Realizar un seguimiento de la satisfacción -a través de encuestas online- y saber dar respuesta a los problemas y dudas surgidos durante todo el proceso comercial, deben ser dos de los principales mandamientos de cualquier compañía que opera en Internet. Para ello, las Redes Sociales se erigen como el complemento ideal al SAC. A su vez, mantener la comunicación online a través de acciones de Email Marketing reforzará la experiencia de compra, así como incentivar el upselling y crosselling.

2. Branded Content para fomentar la creación de experiencias

Por Branded Content entendemos toda esas historias, experiencias y sentimientos que trasladan las marcas a través de formatos publicitarios. Esta técnica combina la publicidad convencional con un enfoque emocional que impactará directamente en el corazón de tu público objetivo. En esta línea, compartir historias de valor a través del blog y redes sociales que transmitan los valores de la empresa mejoran tanto su imagen como la fidelidad de sus clientes. Asimismo, incluir en la web corporativa un apartado de casos de éxito y testimonios se antoja como otra acción que puede garantizar la atracción de nuevos usuarios.

3. ¡Implica a tus clientes!

Ellos tienen mucho que decir en la confección y proceso de decisión de un nuevo producto. Por lo tanto, no resulta extraño ver cómo algunas empresas solicitan la opinión de su clientela por medio de las redes sociales. Tanto la participación como la fidelización se ven beneficiadas en este proceso que tiene como nombre crowdsourcing. En la misma línea, ofrecer códigos promocionales, tarjetas de clientes o contenidos exclusivos dotan de valor al producto y son complementos realmente apreciados por ellos.

Y tú, ¿qué otras acciones de fidelización practicas en tu empresa?

6 reglas para hacer crecer tu negocio en Instagram

Más de 200 millones de usuarios activos mensuales, 60 millones de fotos compartidas por día y 1,6 billones de “Me Gusta” diarios. Estas estadísticas reflejan el frenesí de actividad que Instagram posee, catapultándola como una de las redes sociales más populares del momento. Un hábitat en el que tanto marcas como personas conviven de similar manera a como lo hacen en Facebook, haciendo que se cree una vinculación persona-empresa que dota de gran valor a las marcas.

En esta línea, gigantes empresariales de la talla de Coca-Cola utilizan ya esta plataforma a fin de conectar con sus fans y clientes en un plano mucho más allá de lo puramente comercial. Utilizar Instagram como parte de la estrategia de marketing de una empresa refuerza el engagement con su audiencia y favorece la introducción de nuevos productos, construyendo un escenario de confraternización con sus clientes. Para ello, te vamos a proporcionar las claves para crear una comunidad de seguidores en Instagram.

1. Promociona tu perfil

¿Quién va a saber que formas parte de Instagram si no lo comunicas a tus clientes? Por lo tanto, lo primero que se debe hacer es anunciarlo en tu web, blog corporativo y en el resto de redes sociales con las que cuente la empresa.

2. Adapta el contenido a tu público

Como empresa, limítate a compartir contenido interesante y que dé valor a tus seguidores. Por ejemplo, Red Bull no sólo comparte sus productos energéticos, sino que se centra en el nicho de los deportes de riesgo. Es aconsejable establecer estrategias más allá de vender. Instagram no comercializa, sino que fideliza.

3. Utiliza hashtags

Los hashtags se emplean para identificar rápidamente las entradas, así como servir de marcadores para ayudar a las personas a encontrar una temática en particular.

4. Comparte tus fotos

Instagram es una oportunidad para compartir de forma rápida y sencilla tus imágenes en Twitter y Facebook. No prives a tus seguidores en las demás redes sociales de que vean tus publicaciones en Instagram, así mismo es una forma de seguir promocionando públicamente el perfil empresarial.

5. Organiza concursos

Una de las mejores formas de interacción con tus seguidores. Invitales a publicar sus propias entradas con un hashtag personalizado para la ocasión, o que directamente mencionen el nombre del perfil de tu empresa. Puedes premiar al ganador con productos de tu marca. El resultado repercutirá directamente en la satisfacción de tus clientes y el grado de compromiso adquirido.

6. Mide, mide y vuelve a medir

Toda acción tipificada en un plan de marketing digital debe llevar por detrás una serie de métricas a analizar. Actualmente existen varias herramientas con las que podrás sacar todo el jugo a Instagram, como por ejemplo:

  • Iconosquare: La más popular de todas las herramientas de medición de cuentas de Instagram. Es capaz de proporcionar estadísticas de interacción y resultados de determinadas acciones, así como la mejor hora o día para publicar.
  • Crowdbabble: Por tan sólo 9 dólares al mes tendrás acceso a un servicio de revisiones precisas de tu situación actual de tu cuenta de Instagram.

¿Por qué es importante planificar una estrategia de fidelización?

¿Qué es lo que prefieren las empresas? ¿Un cliente satisfecho o un cliente leal? Probablemente en muchas compañías prevalezca la satisfacción del cliente como máxima inquebrantable. Sin embargo, están incurriendo en un grave error. Las empresas deben incidir en la lealtad del cliente, ya que es algo que no se puede comprar, muy valioso y que hay que cultivar no sólo una vez, sino todos los días de la relación. Por todo ello, planificar adecuadamente una estrategia de fidelización duradera se torna imprescindible para todas aquellas compañías que quieren hacer de sus clientes sus activos más valiosos.

En ocasiones, a pesar de que se piense que incurrimos en una estrategia de fidelización acertada, no siempre se acaba obteniendo el resultado esperado. Existen varias razones por las que no se logra que nuestros clientes sean fieles y se identifiquen con nuestra marca allá por donde van: no ofrecerles algo único o valioso, no ponernos en su tesitura, no aportamos un valor añadido diferencial o simplemente, no buscamos ir más allá con nuestras campañas. En esta línea, os vamos a presentar dos casos de estrategias de fidelización, una adecuada y otra totalmente desacertada y mal planificada.

Shell: gato por liebre

Recientemente, el gigante petrolero Shell lanzó una campaña para premiar la lealtad de sus clientes, pero lo que la empresa no esperaba que su reputación se iba a ver perjudicada. Los propietarios de una tarjeta de fidelidad SmartClub y que acumularan 999 puntos en el plazo de un mes se iban a ver beneficiados por un Kindle de Amazon. Estos puntos se conseguían bien repostando en sus gasolineras, bien comprando en las tiendas de sus propias estaciones de servicio. No obstante, no se percataron del error que estaban a punto de cometer. Si se adquiría una chocolatina por un precio de 1,2€ se obtenían 100 puntos, es decir, con la compra de diez chocolatinas ya se obtendrían los puntos necesarios para hacerse con el tan ansiado Kindle.

Como era de esperar, la oferta, vigente durante las últimas semanas en Alemania, arrastró a miles de bávaros a acudir enfervorizadamente a la compra de chocolatinas en las estaciones de servicio de Shell. Sin embargo, a la hora de canjear los puntos, la estampida de usuarios hizo que se cayera la web donde tenían que solicitar su Kindle. No sólo el acceso a la web era una tarea de alto riesgo (y paciencia) sino que la oferta de Shell estaba limitada a 10.000 unidades, agotándose a las pocas horas. Resultado: miles de alemanes furiosos que viendo que se iban con las manos vacías acudieron a las redes sociales a expresar su ira. Un error de planificación que desembocó en una grave crisis de reputación.

Midas: ¡lealtad al rey!

La empresa estadounidense de mantenimiento de vehículos es un ejemplo en lo que a prácticas de fidelización se refiere. Como ejemplo, os mostramos una serie de estrategias que llevaron a cabo durante el año 2008, haciendo que la facturación media por cliente aumentara en un 7% gracias a un programa minuciosamente orquestado con acciones ambient desarrolladas dentro y fuera de cada taller.

Y tú, ¿conoces otras estrategias de fidelización que hayan sido exitosas? ¿Y que hayan sido un fracaso?